Una mala higiene puede provocar que se forme cálculo dental (sarro) y daño en los tejidos que rodean al diente. En su estado inicial solo afecta a la encía (Gingivitis) y puede verse como sangrado, inflamación y agrandamiento de ésta. Por fortuna en este momento la enfermedad es reversible. 

Pero si dejas que pase el tiempo y que siga progresando la enfermedad, la lesión ya no solo será en la encía sino que hará que otros tejidos como el hueso se pierdan y dejen al diente sin soporte hasta que finalmente se te caiga ( Periodontitis).