Es el área Médico-Odontológica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades que afectan a los tejidos que rodean al diente provocando en sus casos más graves la pérdida de los dientes y el incremento de la gravedad de otras enfermedades sistémicas poniendo en riesgo la salud y la vida de los pacientes.